¿Cómo limpiar cerámicas sin dañarlas, y protegerlas de futuras manchas?

Las limpiezas con productos no adecuados pueden producir daños irreparables en las piezas y juntas. Por otro lado, la protección de las mismas es importante para terminación de obra, prolongando a su vez su vida útil.

Problemas comunes y dudas que puede enfrentar

Thumbnail

Solución

  1. Limpiar

    Diluir el producto con igual cantidad de agua. Para manchas rebeldes, aplicar sin diluir. Hacer una prueba previa en una superficie pequeña.

  2. Dejar actuar el producto sobre la superficie durante 3 minutos aprox., y frotar con un cepillo para profundizar la limpieza.

  3. Enjuagar con abundante agua hasta que no se observen restos del limpiador,
    y luego secar.

  4. Proteger

    Aplicar el protector en forma homogénea y abundante para lograr una
    buena absorción. Repetir esta operación cada 30 minutos hasta que la
    pieza no absorba más.

  5. Retirar el exceso de portector, con un paño limpio y humedecido en agua. 

  6. Para un correcto mantenimiento de las superficies, se recomienda la utilización
    periódica (trimestral) del kit de limpieza y protección.