Saint-Gobain Argentina S.A.

Premio Nacional de Arquitectura y Diseño Urbano Sustentables, integrado al desarrollo

El Premio Nacional de Arquitectura y Diseño Urbano Sustentables se ha convertido hoy – ya en su tercera edición- en un referente integrador y una herramienta que pondera el buen construir como concepción de lo sustentable.

Se trata de una distinción referente para todos los actores involucrados en la construcción de un ámbito urbano con responsabilidad y compromiso. Su carácter superador del tradicional paradigma de la “sustentabilidad” y su visión de vincular todas las facetas que implican los desarrollos en todas sus escalas, son un soporte fundamental para potenciar la definición categórica “La buena arquitectura lleva implícito el ser sustentable” del destacado arquitecto Portugués Eduardo Soto de Moura.

Muestra realizada en el Museo de Arquitectura de la Sociedad Central de Arquitectos (Marq) de la primera edición del premio y que luego itineraria por todo el país. Foto: Albano García

En el año 2013 y como parte de un desarrollo integral de acciones que Weber Saint Gobain promovió con el fin de destacar y poner en valor el rol integral de la Arquitectura y de todos los que intervienen cotidianamente en el progreso de nuestras ciudades, nace el Premio Nacional de Arquitectura y Diseño Urbano Sustentables. Entendiendo así que la calidad del desarrollo urbano depende de la calidad de los espacios, tanto públicos como privados que la componen, y de todos los actores cívicos e institucionales representados en las sociedades que los transiten y proyecten. En un contexto donde la humanidad tiene un patrón de desarrollo que no es sustentable, comprender que la mejor sustentabilidad, la más trascendente y la económicamente sustentable es la que surge del diseño y el pensamiento colectivo.

Primera Edición 2013

La primera edición del premio contó con la participación de más de 150 proyectos y obras. El jurado estuvo integrado por el Arq. Mariano Bo, en representación de Saint Gobain Weber; el Arq. Joan Sabaté como Jurado Internacional, el Ing. Andrés Fingeret como Jurado Nacional, quienes seleccionaron las propuestas ganadoras. En esta primera edición del Premio, organizada por Saint-Gobain Weber en conjunto con la Sociedad Central de Arquitectos (SCA), resultaron Premios del Jurado, en la sección Obra Construida Arquitectura las Casa CLF del estudio BaBO en Villa La Angostura, y en la categoría Proyecto de Arquitectura resultó ganadora la Casa Solar, presentada por la Fundación Eco-Andina de San Salvador de Jujuy. En la categoría de Diseño Urbano resultaron premiados El Camino de Sirga y los Parques Ambientales con estaciones de aireación (Sepa), proyecto de un gran equipo interdisciplinario liderado por el Arq. Carlos Lebrero, para la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) y El Club de Campo de los Arqs. Matías Dinardi, Diego E. Diberti, Ignacio Imwinkelried y Mariana Scully, en la ciudad de Córdoba. Además, se entregaron premios en la categoría Estudiantes y menciones en todas las categorías.


En esta oportunidad fueron muy destacados los dos grandes premios. En la sección arquitectura la Casa CLF del estudio BaBO, muchas cualidades premio sostiene, integrando una excelente calidad expresiva, con una producción arquitectónica concreta y de concepción global, en donde la sustentabilidad no es solamente una asesoría. La utilización de materia prima local fue un rasgo distintivo pero primo el rigor en la ejecución y la concepción espacial y material.


En tanto el Gran Premio de Diseño Urbano, recayó sobre un proyecto icónico y fundamental para el entorno urbano de la ciudad de Bueno Aires, el Camino de Sirga y los Parques Ambientales con estaciones de aireación (Sepa) para la cuenca Matanza-Riachuelo, un proyecto que pone de manifiesto el valor tanto de la sustentabilidad física como el de la sustentabilidad social, claves para la integración socio urbanística del proyecto.

Segunda Edición 2015

Dos años más tarde, en 2015, la segunda edición, nuevamente organizada por Saint Gobain Weber con la colaboración de la SCA y con un jurado integrado en este caso por el Arq. Mariano Bo, en representación de Saint Gobain Weber; el Arq. Emilio Rivoira, Jurado en representación de la SCA; nuevamente el Arq. Joan Sabaté como Jurado Internacional; el Arq. Carlos Hartmann, Jurado Nacional y el Arq. Pablo Ferreiro como Jurado por FADEA


En esta oportunidad, resultaron ganadores en la categoría Proyecto de Arquitectura el Plan de Consolidación de Ranchos Wichis en el Chaco central, de los Arqs. José Trillo, Joaquín Trillo y Delfina Trillo y la Escuela Siglo XXI de la Ciudad De Buenos Aires de los Arqs. Mariano González Moreno, Ana Paula Saccone, Pablo Villordo y Sebastián Batarev. En la categoría Obra de Arquitectura, la Casa Scouts del estudio BAAG. En Proyecto Urbano fue distinguido el Cuenco regulador del Parque Sarmiento de la Subsecretaría de Proyectos de Urbanismo, Arquitectura e Infraestructura, Ministerio de Ambiente y Espacio Público, Ministerio de Desarrollo Urbano del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Finalmente, como Obra Urbana resultó distinguido el Parque Central de Mendoza de los Arqs. Claudio Ferrari, Daniel Becker y Oscar Fuentes. También en esta oportunidad se entregaron premios a estudiantes y menciones en todas las categorías.


Todos los trabajos presentados a esta edición se destacaron por ser ejemplos muy desarrollados en materia sustentable. Las oficinas participantes, basadas en la experiencia de la edición anterior, comprendieron la amplitud de temas relacionados a la sustentabilidad y la calidad en la concepción de los proyectos que fue valorada por los jurados. Así, se distinguieron desarrollos que abarcan e integran las facetas constructivas, sustentables y sociales. Un buen ejemplo de ello es el Parque Central de Mendoza, en donde un espacio público de alta calidad paisajística esconde un reservorio de agua necesario para abordar las cuestiones climáticas y agroambientales del territorio donde se implanta, generando un beneficio resiliente de escala urbana. En el caso del plan de consolidación de los ranchos Wichis, en el Chaco, el rol social del proyecto y el respeto por la cultura y la construcción tradicional de la zona pone en valor el rol de la sustentabilidad social, algo que también se manifiesta dentro de los espacios de la Casa Scout dentro del tejido urbano de la Ciudad de Buenos Aires, generando un espacio de encuentro e interacción de la comunidad Scout con la sociedad, e integrando una envolvente verde que vincula a la obra con el paisaje. El caso de la Escuela Siglo XXI es también significante en esta mirada completa de la sustentabilidad, ponderando la educación como un valor para consolidar culturalmente un proceso cada vez más reconocido y que se involucra en nuestras actividades cotidianas. Todos estos valores son los que se ponderan y consolidan con la presencia del Premio Nacional de Arquitectura y Diseño Urbano Sustentables.