Saint-Gobain Argentina S.A.

Atemporalidad del templo

por Edgardo C. Freysselinard, articulista invitado
El Allianz Arena de Herzog & de Meuron y Palacio de los Deportes de Roma diseñado por Pier Luigi Nervi renuevan en cada evento su carácter de contenedores del ritual del divertimento.

En 2001 se llevó a cabo una votación en el estado federado alemán de Baviera, para decidir la construcción de un nuevo estadio y el 65,8% de los votantes optó por el sí, en lugar de realizar una remodelación al Estadio Olímpico. El diseño de Herzog & de Meuron, ganadores del premio Pritzker en 2001, fue seleccionado en 2002. La piedra inaugural la colocó el ex jugador Franz Beckenbauer el 21 de octubre de ese año y la obra fue terminada e inaugurada en 2005.

En otro corte del tiempo, encontramos al Palacio de los Deportes de Roma (1956/57), diseñado por Pier Luigi Nervi para albergar los Juegos Olímpicos de 1960 y en el que también participó Weber Saint-Gobain. Realizado en hormigón armado, se destaca su cúpula de gran espectacularidad: un casquete esférico de casi setenta metros de diámetro. La caparazón que cubre esta sala de cuatro mil plazas dispuestas de manera concéntrica en torno a las pistas deportivas, está desarrollada en tres niveles y posee una imagen de un espacio descompuesto por la luz, un espacio “indecible”, difícil de acotar, donde el exterior e interior se funden con el límite de la luz y el sol atraviesa los infinitos puntos de los intersticios entre las nervaduras, cubiertos con ladrillos de vidrio.

En el centro de la cúpula, un gran anillo de compresión funciona como una linterna que nos remite directamente al Panteón romano e intercala la iluminación eléctrica ubicada sobre casquetes metálicos sostenidos por tirantes de acero y reflectores que iluminan el campo de juego.

Como si de imágenes paganas se tratase, ambos edificios se encuentran en un tiempo inmaterial donde elementos característicos le dan forma e identidad: la cúpula, su textura y su conformación, su trama, su no-color que, en el caso del Allianz Arena, se transforma en los colores deseados según la luz artificial arrojada sobre el plástico. En el caso del Palacio de los Deportes de Roma, la cromaticidad la da la luz natural y su descomposición a través del cristal en colores del arco iris arrojados sobre el hormigón armado.

Este nuevo templo del fútbol sigue considerándose una de las estructuras más innovadoras de los últimos años a partir del uso original del polímero ETFE, que recubre el estadio y permite que, a través de controles digitales, se iluminen diferentes tonalidades de acuerdo a la ocasión. El ETFE es un plástico muy resistente pero maleable, que permite más entrada de luz y mayor resistencia que el vidrio tradicional y logra una disminución del 30% en gastos de energía general. Las “almohadas” de ETFE lo convierten en un colchón acústico.

FICHA TECNICA

Autores: Jacques Herzog, Pierre de Meuron, Robert Hösl

Colaboradores: Andreas Beier, Felix Beyreuther, Sven Bietau, Jean-Claude Cadalbert, Georgios Chaitidis, Gregor Dietrich, Alex Fhtenakis, Katja Fiebrandt, Eric Frisch, Martin Fröhlich, Hans Gruber, Nikolai Happ, Roman Harbaum, Claudia von Hessert, Uta Kamps, Sebastian Koch, Sebastian Massmann, Christoph Mauz, Kai Merkert, Beatriz Noves Salto, Matthias Pektor, Daniel Reisch, Roland Rossmaier, Christoph Röttinger, Christoph Schuchardt, Christian Schühle, Beate Semprich, Elia Spandri, Tobias Winkelmann, Christian Zerreis

Cliente: Allianz Arena - München Stadion GmbH